“Grande y mutable es el destino del hombre, como de todas aquellas cosas, pequeñas o grandes, que cadauno quiere tener cerca de si. Los objetos, fiel y silenciosamente, acompañan la vida de un hombre, de una familia de varias generaciones. El hombre pasa y el objeto queda para recordar, evocar a quien ya no existe, revelar unos secretos que la cara de él, sus ojos, su voz escondían tenazmente”.
La “Casa de la Vida”, con todos sus objetos, ha crecido con la vida de sus habitantes entrelazándose inextricablemente; así sólo por medio de sus objetos y la luz reflejada en los espejos se pueden percibir con sutilez los gustos y los ecos en la literatura y en el arte. Los cuartos desnudos y severos se llenaban de objetos que los habitantes descubrían querer por una suerte de predestinación del gusto en que se manifestaba una valutación crítica que se anticipaba a sus tiempos que, quizás, sólo ahora podemos apreciar en su coherencia. Objetos a menudo descuidados por las pomposas historias del arte, casi despreciados, a menudo llegados de países lejanos, dieron a la Villa su sello inconfondible.
Así, con el pasar de los años, se ha creado un “museo vivo”, único porque constituye un lugar donde inalterada permanece la invisible pátina del fetiche que, con una fuerte capacidad sugestiva, se conforma de fragmentos y retazos de Verdad. Así deambulamos en estos cuartos como en una floresta encantada que un poderoso artificio mantiene separada de la vida cotidiana, justamente para capturar la vida secreta de las imágines reflejadas en los espejos, ya alejadas un poco de la vida, ya convertidas en cuadros, gracias a aquella fría ecloga, aquel mundo de silenciosas criaturas que se mueven como apariciones entre rocas, algas, corales y diminutas constelaciones de burbujas de aire.

(haga clic sobre las imágenes para ampliarlas)

28,10,0,50,1
500,2000,60,1,1000,800,9,2000
90,150,1,50,12,30,50,1,70,12,1,50,1,1,1,5000
01-collezionismo
View Image
02-collezionismo
View Image
03-collezionismo
View Image
03b-collezionismo
View Image
04-collezionismo
View Image
05-collezionismo
View Image
05b-collezionismo
View Image
06-collezionismo
View Image
07-collezionismo
View Image
07b-collezionismo
View Image
08-collezionismo
View Image
08b-collezionismo
View Image
09-collezionismo
View Image
09b-collezionismo
View Image
10-collezionismo
View Image
11-collezionismo
View Image
12-collezionismo
View Image
13-collezionismo
View Image
14-collezionismo
View Image
15-collezionismo
View Image
16-collezionismo
View Image
17-collezionismo
View Image
18-collezionismo
View Image
19-collezionismo
View Image
20-collezionismo
View Image
21-collezionismo
View Image
22-collezionismo
View Image
23-collezionismo
View Image
24-collezionismo
View Image
25-collezionismo
View Image
26-collezionismo
View Image
27-collezionismo
View Image
28-collezionismo
View Image
29-collezionismo
View Image
30-collezionismo
View Image
31-collezionismo
View Image
32-collezionismo
View Image
33-collezionismo
View Image
34-collezionismo
View Image
35-collezionismo
View Image
36-collezionismo
View Image
37-collezionismo
View Image
38-collezionismo
View Image
39-collezionismo
View Image
40-collezionismo
View Image
41-collezionismo
View Image
42-collezionismo
View Image
43-collezionismo
View Image
44-collezionismo
View Image
45-collezionismo
View Image
46-collezionismo
View Image
47-collezionismo
View Image
48-collezionismo
View Image
49-collezionismo
View Image
50-collezionismo
View Image
51-collezionismo
View Image
52-collezionismo
View Image
53-collezionismo
View Image
54-collezionismo
View Image
55-collezionismo
View Image
56-collezionismo
View Image
57-collezionismo
View Image
58-collezionismo
View Image
59-collezionismo
View Image
60-collezionismo
View Image
61-collezionismo
View Image
62-collezionismo
View Image
63-collezionismo
View Image
64-collezionismo
View Image
65-collezionismo
View Image
66-collezionismo
View Image
67-collezionismo
View Image
68-collezionismo
View Image
69-collezionismo
View Image
70-collezionismo
View Image
71-collezionismo
View Image
72-collezionismo
View Image
73-collezionismo
View Image
74-collezionismo
View Image
75-collezionismo
View Image
76-collezionismo
View Image
77-collezionismo
View Image
78-collezionismo
View Image
79-collezionismo
View Image
80-collezionismo
View Image
81-collezionismo
View Image
82-collezionismo
View Image
83-collezionismo
View Image
84-collezionismo
View Image
85-collezionismo
View Image
86-collezionismo
View Image
87-collezionismo
View Image
88-collezionismo
View Image
89-collezionismo
View Image
90-collezionismo
View Image
91-collezionismo
View Image
92-collezionismo
View Image
93-collezionismo
View Image
94-collezionismo
View Image
95-collezionismo
View Image


“La Villa”, en el espíritu de “wunderkammer” que deseaba contener en “cuatro paredes” el repertorio integral de un mundo creando colecciones en que las ciencias, la naturaleza y las creaciones científicas y artísticas encontraban un equilibrio de recíproca compenetración, se ha adueñado nuevamente de este sincrético “sistema de la maravilla”, abriendo sus puertas a artistas contemporáneos que reproponen la presencia de lo maravilloso a través el uso de materiales heterogéneos o de combinaciones de “naturalia” y “artificialia”, fenómeno, éste, que se presenta periódicamente en la historia del coleccionismo y de la creatividad artística, en la relación dialéctica de conflicto y en la mezcla entre homo faber y mundo natural. La naturaleza se pone en el arte contemporáneo como alternativa preciosa a la dimensión científico – tecnológica, permitiendo salir de la chatura de lo cotidiano para evocar arcanas y maravillosas posibilidades de la imaginación. El sentimiento de lo sublime que se percibe admirando el cielo estrellado prueba la sensación subjetiva que lo que se ve va más allá de nuestra sensibilidad y por lo tanto postula un infinito que no sólo nuestros sentidos no logran captar sino que tampoco nuestra imaginación logra abrazar en una intuición única. De aquí un placer inquieto que nos hace sentir la grandeza de nuestra subjetividad, capaz de querer algo que no podemos tener. Entonces el hombre inventa una obsesión, un vértigo, una lista, una forma de representación física del infinito, porque en realidad no termina, no termina en una forma.